¿Es muy Rápido para comprometerte?

¿Es muy Rápido para comprometerte?

¿Es muy Rápido para comprometerte?

Las relaciones se pueden poner serias muy rápido, pero ¿Estás segura de que es tiempo de dar el siguiente paso? Si tu novio comienza a ponerse muy serio es normal que comiences a tener este tipo de cuestionamientos internos e incluso puedes llegar a sentir tantos nervios que piensas que no es correcto o que todo es demasiado apresurado. No entres en pánico, todas han pasado por este paso en el camino al compromiso.

Quizá solo han pasado unos meses desde que oficialmente son pareja o quizá años y si ya están pensando en llevarlo al siguiente nivel y con todo ese bombardeo de parejas en televisión que duran más en planear la boda que en separarse, pueden ponerte un poco nerviosa. ¿Cómo puedes saber si están listos para el compromiso? Si, para cada pareja es diferente, pero hay un par de cosas que toda pareja debería pensar  antes de dar ese importante paso en la vida y dar el si. No importa lo lista que te sientas o lo listo que él pueda llegar a sentirse, estos son puntos que tú y tu novio definitivamente tienen que discutir antes de caminar al altar.

Dinero.

Este punto es muy importante, bien dice el dicho cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana, tienen que tener mucha pero mucha comunicación respecto a este tema, el dinero puede llegar a ser un gran problema en las parejas si no lo hablan claro desde el principio. Si debes algún crédito, si tienes préstamos, o simplemente un presupuesto mensual que cubrir, tú y tu pareja tienen que ser muy abiertos acerca de cuanto quieren ahorrar y cuanto tienen que pagar y destinar a gastar. Si aún estás trabajando para cubrir algún préstamo escolar o alguna tarjeta de crédito tu pareja tiene que saberlo. Créanme nunca resulta agradable recibir por sorpresa alguna deuda cuando comienzan a juntar su dinero  y por supuesto también tienen que hablar acerca de sus cuentas, ¿las juntarán? O ¿prefieren mantener todo separado?

Hijos.

Esta parece una plática bastante sencilla, pero ¿sabes si ambos quieren hijos? ¿Cuántos quieren? Y aún hay muchísimas más preguntas. Tienen que acordar cuando quieren empezar a crecer la familia, puede que él quiera empezar cuanto antes y que tú tengas planes para esperar un par de años. ¿Quién cuidará a los niños? Es muy válido si tú no quieres abandonar tu trabajo pero él tiene que saberlo. Incluso se tienen que poner de acuerdo en la religión que le darán en caso de tener. Si no están listos para esta charla, deberían ir un poco más lento y dejar el anillo para después.

Donde vivirán.

Pensando a futuro hay un par de cosas que podrían complicarse, ¿están dispuestos a mudarse? Puede que tú o tu pareja tengan un trabajo que implique viajes, tienen que plantearse ese escenario y decidir cómo es que actuarían y si ambos quedan conformes con las decisiones, no es justo que ninguno de los dos abandone sueños para poder complacer a otros. En este estira y afloja puede que se desvíen un poco del punto inicial pero es importante que platiquen de todo, pues su vida está por unirse.

Labores domésticas.

Quizá ni siquiera te ha pasado por la mente este tema pero si van a cohabitar es importante conocer los hábitos de tu pareja, ¿Es ordenado? ¿Qué tan importante es la limpieza para ti? ¿Qué no te gusta hacer? ¿Cómo dividirán los deberes? No dejen de tener esta platica para que no haya malos entendidos en el futuro y sobre todo no estereotipen ningún rol en la casa.

Familia política.

Puedes llevarte increíble o no tanto con la familia de tu pareja, pero principalmente se tienen que poner de acuerdo en el rol que esta tomará en su vida después del matrimonio. ¿Con que frecuencia los visitarán? ¿Hay alguien que preferirías evitar? ¿Cuáles son las celebraciones más importantes en tu familia? Dialoguen profundamente este tema pues deberán definir con quien pasan vacaciones y festividades importantes como navidad y año nuevo.

Hay otros temas que definitivamente tienes que observar y decidir si no tienes inconveniente tales como ¿bebe mucho? ¿Es tacaño? ¿Gasta mucho? ¿A qué dedica su tiempo libre? ¿Tienen los mismos valores y educación? ¿Cómo trata a familia y amigos? ¿Respeta lo que tú respetas? ¿Qué tanto miente? ¿Tienen mucho en común? ¿Cómo reacciona cuando algo no le gusta? ¿Profesan a misma religión? ¿Tienen suficiente comunicación?

Es muy importante conocer la manera de pensar de tu pareja referente a todos estos temas para saber si realmente son compatibles y saber si comparten la misma visión del mundo, es de sabios cambiar  de opinión pero hay cosas que ya están demasiado arraigadas a nuestra forma de ser, así que dialoguen y sobre todo negocien acerca de todos los ámbitos de su vida. Siempre será bueno poner las cartas sobre la mesa y mejorar su relación. Y si ya tuvieron estas discusiones y los dos están felices en donde están parados como equipo, ¡Felicidades! Es tiempo de tener la charla.

¡Les deseamos amor en el proceso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.