¿Boda con niños o sin niños?

¿Boda con niños o sin niños?

¿Boda con niños o sin niños?

Se encuentran preparando todos los detalles para su boda, ya apartaron el recinto, se pusieron en contacto con los proveedores y ahora están elaborando el borrador final de su lista de invitados, es entonces que aparece una interrogante ¿dejamos que nuestros invitados lleven a sus niños? Para algunas parejas la respuesta es un rotundo “no”, mientras que otras disfrutan enormemente convivir con sus sobrinos y querrán integrarlos a su boda. Las cosas se complican cuando hay compromisos y obligaciones de por medio. Quizá sus familiares quieren orillarlos a dejar que los niños vayan a la fiesta, pero ustedes tienen la última palabra así que antes de tomar cualquier decisión consideren los pros y contras de contar con la presencia de los pequeños. 

 

Ventajas

Los niños son muy energéticos y llenarán su boda de risas y vivacidad. Si tienen paciencia con ellos y los integran a las distintas actividades de la boda todos podrán pasar momentos agradables y divertirse. La presencia de los niños es apropiada para una fiesta más familiar e informal. Si quieren asegurarse de que todos la pasarán bien, al organizar su boda reserven un espacio especial para los pequeños y procuren que tengan suficientes actividades para que puedan mantenerse entretenidos, incluso, para mayor tranquilidad y comodidad de sus padres, puede ser necesario contratar cuidadores o animadores. El menú infantil es obligatorio para un evento con muchos niños.

 

Desventajas

Debido a que aún son muy pequeños y no entienden mucho de reglas y disciplina, los niños son impredecibles y difíciles de controlar (por más que sus padres les aseguren que son unos angelitos). Si no tienen actividades o entretenimiento adecuado, tarde o temprano se aburrirán y comenzarán a hacer berrinches y destrozos en el peor de los casos. Una boda formal en la noche no es para nada adecuada para ellos porque no podemos esperar que sigan protocolos y se cansarán muy pronto. También hay que tomar a consideración que incluir un menú y actividades especiales para los niños implica un gasto extra que quizá ustedes no puedan o no quieran costear.

 

Finalmente, la presencia de los pequeños puede ser beneficiosa o perjudicial para la boda dependiendo de las circunstancias. Tenemos que aceptar que hay situaciones y lugares que no son aptos para los niños debido a que simplemente no pueden encajar ahí. Los pequeños no sienten ni piensan como los adultos por lo que no podemos esperar a que reaccionen como lo haríamos nosotros, estar en un ambiente que no comprenden les causará mucha frustración y no se sentirán bien.

 

Antes de decidirse a  invitar a los pequeños pregúntense si el estilo de su boda, la hora y el lugar puede dar cabida a un ambiente más familiar o por el contrario, se trata de un evento exclusivo para adultos. Si creen que invitar niños a su boda será una mala experiencia tanto para ustedes como para ellos es preferible especificar en las invitaciones que no se permitirán niños. Quizá a muchos no les parezca y querrán chantajearlos, pero si realmente quieren estar en la boda acatarán las condiciones que ustedes pongan. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.